Nuestro Pan Diario
2 Octubre 2014

En la tormenta

Poh Fang Chia
LEA: Marcos 4:35-41
… [Jesús] dijo al mar: Calla, enmudece… —Marcos 4:39
Biblia en un año:
Isaías 14–16
Efesios 5:1-16

La tormenta estaba gestándose… no solo en el horizonte, sino en la casa de mi amiga. «Cuando estaba en Hong Kong —contó ella—, el servicio meteorológico local anunció que se acercaba una gran tormenta. Pero, más allá de lo que sucedía fuera de mi ventana, en casa se anticipaba un temporal. Mi papá estaba internado y toda la familia intentaba equilibrar las responsabilidades del hogar y del trabajo con las visitas al hospital. Todos estábamos cansados y perdiendo la paciencia, y la situación en casa era tensa».

La vida puede asemejarse a una tormenta; nos lleva de un lado a otro con vientos de adversidades, aflicción o estrés. ¿Adónde podemos recurrir? Cuando los discípulos de Jesús quedaron atrapados en un gran temporal y se preguntaban si a Él le importaba, de todos modos supieron a quién acudir. El Señor demostró su poder al calmar la rugiente tempestad (Marcos 4:38-39).

Sin embargo, muchas veces Él no calma la tormenta de inmediato. Entonces, como los discípulos, tal vez pensamos que no le importa. Para aplacar nuestros miedos, podemos aferrarnos a la fe en lo que Dios es y puede hacer. Podemos refugiarnos en Él (Salmo 91:1); obtener su ayuda para relacionarnos bien con los demás; descansar en sus atributos de poder, sabiduría y amor ilimitados. El Señor está con nosotros en la tormenta y nos sostiene con amor a través de ella.

«No hace falta que gritemos a viva voz; Dios está más cerca de lo que suponemos». —Hermano Lorenzo


7 Respuestas a “En la tormenta”

  1. Leticia dice: — Venezuela

    Gracias Padre por tu amor y tu bondad para conmigo, sé que siempre que atravieso por una tormenta Tú eres quien me sostiene, eres mi pronto auxilio y en ti pongo toda mi fe y mi esperanza. Ayúdame a salir de la situación actual de quebranto y desasosiego que vivo. A ti entrego todo, en ti confío plenamente. Gracias por tu gracia y tu perdón. Te amo mi Jesús!!!

  2. sonia romero dice:

    Algunas veces Dios pude responder de inmediato en otras se puede demorar un poquito,pero el tiene un proposito que va a cumplir por medio de esas tormentas, el quiere probar nuestra fe,nuestra dependencia en el, nuestra paciencia,Dios utiliza cada circunstancia para moldear nuestro caracter,nuestro orgullo, cada area que el necesita trabajar en nosotros,no le preguntemos a Dios ¿porque?,sino ¿para que? esta permitiendo que estemos pasando por esa circunstancia, el futuro de nuestra vida esta en las manos de Dios,el no nos va a causar ningun daño o nos va a lastimar,EL sabe hasta donde podemos resistir porque el no nos va a dar mas de lo que no podamos soportar,recordemos que grandes hombres de Dios pasaron por muchas situaciones dificiles aun nuestro Salvador sufrio mas que todos y en ningun momento el se quejo. Jeremias 29.11-12 porque yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros,dice Jehova,pensamientos de paz,y no de mal,para daros el fin que esperais. Entonces me invocareis,y vendreis y orareis a mi,y yo os oire.Bendiciones

  3. JAVIER SERNA dice: — Colombia

    En la tormenta: allí es donde se conoce al verdadero hijo. Recordemos que el fuego del sufrimiento hace relucir el oro de la consagración. Y recordemos los que dice Pablo: gozosos en la esperanza, sufridos en la tribulación; constantes en la oración.

  4. Lorenzo Olivas dice: — Honduras

    Dios puede calmar las tormentas de nuestras vidas, pero no siempre lo hará, eso no significa que no le importemos. ¡el siempre esta cerca! descansemos en El.

  5. Francisco Juve dice: — España ( Cerdanyola del valles )

    Hay un ERROR en mi deseo escrito.
    Dónde pone: Dios les bendiga PENAMENTE…

    Quiero decir PLENAMENTE…

  6. Francisco Juve dice: — España ( Cerdanyola del valles )

    Tengo la certeza de que Dios me AMA, por lo tanto estoy TRANQUILO, mia alma tiene PERFECTA PAZ.

    “Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado” Sal 27:3

    Dios les bendiga penamente queridos hermanos y amigos.

  7. Joan C dice: — Bahamas

    ¡Oh Jesús! Maestro de los mares, la tierra y los cielos! Gracias porque puedo correr a Ti – la Roca, que es más alta que yo! Gracias, Padre Dios, que en todas las escenas cambiantes de la vida – a través de las tormentas, tanto literales como metafóricas, puedo correr a Ti, Dios Uno y Trino, y descansar segura sabiendo que Tú me verás a través de ellas: que puedo confiar en Tu promesa de que nunca me dejarás ni me abandones y que puedo confiar plenamente en Ti para calmar la furia adentro y por fuera. Gracias, mi Dios, yo siempre doy la alabanza y el honor. Enséñame a ser paciente para que pueda ver Tu gloria en cada circunstancia. Gracias. Te amo, Señor! Amén.

Dejar un comentario


http://rbclatino.org/category/devocionales/nuestro-pan-diario/
http://rbclatino.org/2009/09/24/serie-tiempo-de-buscar/
http://rbclatino.org/category/estudios-biblicos/para-pensar/
http://www.publicacoesrbc.com/brasil/