Nuestro Pan Diario
27 Noviembre 2014

La lección de alabanza

Julie Ackerman Link
LEA: Salmo 150
Alabad a Dios… —Salmo 150:1
Biblia en un año:
Ezequiel 30–32
1 Pedro 4

El Salmo 150 no es solamente una hermosa expresión de alabanza, sino también una lección sobre cómo alabar al Señor. Nos dice dónde, por qué y cómo ofrecer alabanzas, y quién debe hacerlo.

¿Dónde alabamos? En el «santuario» de Dios y en la «magnificencia de su firmamento» (v. 1). Cualquier parte del mundo donde nos encontremos es un lugar apropiado para alabar a Aquel que creó todas las cosas.

¿Por qué alabamos? Primero, por lo que Dios hace: «sus proezas». Segundo, por lo que Él es. El salmista alababa al Señor por «la muchedumbre de su grandeza» (v. 2). El Creador todopoderoso es el sustentador del universo.

¿Cómo alabar? En voz alta, en silencio, con suavidad, con entusiasmo, con ritmo, con denuedo, de manera inesperada, sin temor. En otras palabras: podemos alabar a Dios de muchas formas y en diversas ocasiones (vv. 3-5).

¿Quién debe alabar? «Todo lo que respira alabe al Señor» (v. 6): jóvenes y ancianos, ricos y pobres, débiles y fuertes, toda criatura viviente. La voluntad de Dios para todos aquellos a quienes les dio aliento de vida es que utilicen ese aliento para reconocer su poder y grandeza.

La alabanza es nuestra expresión entusiasta de gratitud a Dios por reinar en gloria para siempre.

La alabanza brota de un corazón gozoso.


No Responses to “La lección de alabanza”

  1. Lorenzo Olivas dice: — Honduras

    Alabar a Dios nace de un corazón con una comunión genuina.

  2. Joan C dice: — Bahamas

    Padre Celestial, Todopoderoso, Creador y Sustentador del universo! Te doy alabanza, gloria y honor! Gracias por el aliento que respiro esta mañana! Me has dado la vida: una vida para alabar y glorificar a Tu santo nombre. Pues sólo Tú mereces todos los honores. Tú eres Dios y yo soy Tu hija! Gracias Señor, Te amo y vivo para alabarte en el canto alegre! ¡Amén!

  3. Ruth Garabot dice: — Boston MA

    Es hermosa la heredad que me ha tocado. La alabanza a Dios es un imperativo, el salmista dice: Bendice alma mia a Jehova, y bendiga todo mi ser su Santo Nombre, estamos comprometidos con Dios de alabarlo y glorificar su Nombre. Él desea con todo su corazon que su pueblo le de reconocimiento, porque el único que es digno de recibir honra y honor, es nuestro Dios todo Poderoso. Alabemoslo como dice nuestro escritor, y el salmista David: alabadle, en la hermosura de su Santidad, en su proeza, en la grandeza de su Nombre. Bendicion3s.

Dejar un comentario


http://rbclatino.org/category/devocionales/nuestro-pan-diario/
http://rbclatino.org/2009/09/24/serie-tiempo-de-buscar/
http://rbclatino.org/category/estudios-biblicos/para-pensar/
http://www.publicacoesrbc.com/brasil/