Nuestro Pan Diario
18 Diciembre 2014

Mis amigos y yo

Poh Fang Chia
LEA: 1 Samuel 18:1-4; 23:15-18
E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo. —1 Samuel 18:3
Biblia en un año:
Abdías
Apocalipsis 9

Juan Crisóstomo (347-407), arzobispo de Constantinopla, dijo sobre la amistad: «Tal es la amistad, que por ella amamos lugares y estaciones; porque […] como las flores dejan caer sus delicados pétalos sobre el suelo que las rodea, así los amigos imparten gracia incluso en los lugares donde habitan».

Jonatán y David ilustran la dulzura de una amistad genuina. La Biblia registra un vínculo cercano e inmediato entre ellos (1 Samuel 18:1). Mantuvieron viva su amistad demostrando lealtad mutua (18:3; 20:16, 42; 23:18), y nutriéndola con expresiones de interés el uno por el otro. Jonatán le entregó regalos a David (18:4) y lo protegió en medio de muchas dificultades (19:1-2; 20:12-13).

En 1 Samuel 23:16, vemos el momento más destacado de su amistad. Cuando David huía del padre de Jonatán, como fugitivo, «Jonatán hijo de Saúl fue a Hores para visitar a David, y lo animó a no perder su confianza en Dios» (rvc). Los amigos ayudan a encontrar fuerzas en el Señor en los momentos tristes de la vida.

En un mundo donde la mayoría de las relaciones interpersonales dependen de lo que podamos conseguir, seamos la clase de amigos que se centran en lo que pueden dar. Jesús, nuestro Amigo perfecto, nos mostró que «nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos» (Juan 15:13).

La gloria de la vida es amar, no ser amado; dar, no recibir; servir, no ser servido.


2 Respuestas a “Mis amigos y yo”

  1. Jessica Rosario dice: — República Dominicana

    Señor todopoderoso me postro ante ti para agradecerte por ser mi amigo, gracias señor porque tienes cuidado especial de mi, ayúdame a amar a mis amigos y fortalecerlos en el señor, bendito seas señor Jesucristo, te amo y quiero hacer lo correcto. Amén

  2. Joan C dice: — Bahamas

    Jesús, nuestro Amigo perfecto y Hermano, Te doy gracias por Tu amor incondicional. Gracias porque puedo llegar a Ti en cualquier momento por la fuerza para seguir adelante. Gracias por los verdaderos amigos que Tú me has dado. Gracias por su amor y por la Tuya a pesar de mis muchas faltas y debilidades. Ayúdame a tratarlos igual que trataste de Tus amigos y como me tratas. Ayúdanos a ayudarnos unos a otros cuando sea necesario y nos mantienen unidos en Tu amor, Te pido. Amén.

Dejar un comentario


http://rbclatino.org/category/devocionales/nuestro-pan-diario/
http://rbclatino.org/2009/09/24/serie-tiempo-de-buscar/
http://rbclatino.org/category/estudios-biblicos/para-pensar/
http://www.publicacoesrbc.com/brasil/