Por un plato de lentejas

Nos cuenta la Bíblia que Jacob compró la primogenitura de su hermano Esaú por un plato de lentejas. Ya se, los entendidos me van a decir que en verdad era un “guiso rojizo” (NVI) pero para la ilustración vamos con el dicho popular y nos quedamos con las ricas lentejas.

¿Se imagina usted lo que es vender los derechos de hijo mayor por un plato de comida? Cuando leemos la historia nos parece mentira que alguien tuviera tanta hambre como para hacer eso, aunque bien visto, la excusa que dio Jacob no era tan mala: “¿de qué me sirven los derechos de primogénito?” cuando estamos hablando de una familia de campesinos y ganaderos.

La primogenitura era el derecho que tenia el primer hijo sobre los demás. En la mayoría de los países avanzados, ese derecho es ahora considerado un arcaísmo, y todos los hermanos tienen los mismos derechos a la hora de reclamar una herencia. En la época del Antiguo Testamento la situación era bien diferente. El primogénito era el que asumía el liderazgo de la familia, de las propiedades, de toda la historia y significancia del apellido del padre muerto.

En cierto modo podemos decir que cada uno de nosotros somos “primogénitos” de nuestro Padre celestial. Vamos a heredar un lugar en la casa del Padre. Llevamos su “apellido” y somos reconocidos como hijos suyos por el mundo.

El problema esta en que nosotros también hemos vendido nuestra primogenitura muchas veces. Nuestras acciones, nuestras palabras, miradas, pensamientos, deseos… han demostrado que estábamos dispuestos a olvidar quienes somos y lo que representamos por un simple “plato de lentejas”.

La próxima vez que seas tentado, cuando los malos pensamientos vengan a tu mente, antes de hablar, piensa si vale la pena. ¡Cuántas veces nos olvidamos de que somos hijos de Dios!

Señor ayúdanos a recordar siempre quienes somos y a comportarnos como Tu nos has enseñado por medio de Tu Palabra.


2 Respuestas a “Por un plato de lentejas”

  1. German dice: — Chile

    Muy hermosa la enseñanza,es verda ¿Cuantas veces nos olvidamos de nuestro padre por nuestra pobreza humana y vendemos nuestra primogenitura .>Gracias Padre bueno por ser tan misericordios .te Amo

  2. Warner Ortega García dice: — Costa Rica

    Es sierto, cuantas lagrimas x seder a pensamientos k nada k ver, pero en mi caminar, en mi vida con CRISTO, ÉL me a demostrado, k si stoy de pie delante de ÉL, es x SÚ gracia, SÚ amor y SÚ misericrdia, no puedo sin ÉL. Es todo para mi, lo necesito MCHO.

Cursos Bíblicos Online

No dejes de visitar nuestra página de Cursos Bíblicos en español. Con la participación de Cornestone University y Grace College entre otros. Visítanos ya!»

¡Visítanos en Facebook!

Aquí podrás conocer más del ministerio y ver fotografias de los diferentes proyectos que estamos realizando en todo el mundo.

Y la página Oficial de Nuestro Pan Diario.

¡Te esperamos en Facebook!

Noticias

Para ver las últimas noticias de nuestras oficinas, apriete en el país donde usted reside:
México»
España»
Perú»
Argentina

Archivos

Calendario


http://rbclatino.org/category/devocionales/nuestro-pan-diario/
http://rbclatino.org/2009/09/24/serie-tiempo-de-buscar/
http://rbclatino.org/category/estudios-biblicos/para-pensar/
http://www.publicacoesrbc.com/brasil/