El oro de los tontos

La fiebre del oro en California, en 1848, dio origen a un grupo de buscadores de ese precioso metal, que pensaron que se habían vuelto ricos de la noche a la mañana, hasta que se enteraron de que existía una piedra brillante que luego se conoció como el oro de los tontos. Muchos vieron que sus sueños se desvanecían en el brillo metálico y el tono ámbar cobrizo de un mineral casi sin valor llamado pirita de hierro.

Esa desilusión encuentra paralelismos en la vida de todos nosotros. Tarde o temprano, aprendemos que «no es oro todo lo que brilla». Lo que parece una buena compra no es necesariamente una transacción ventajosa. Aquellos en quienes depositamos nuestras esperanzas nos rompen el corazón.

Necesitamos sabiduría, en muchos sentidos, para diferenciar entre un tesoro real y una réplica sin valor.

Hace mucho tiempo, un antiguo rey descubrió que adquirir sabiduría verdadera vale más que cualquier otra cosa que busquemos. Salomón escribió: «Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella» (Proverbios 3:13-15).

Pero Salomón también advierte a los potenciales cazadores de tesoros que una fiebre de sabiduría puede dejarnos con algo peor que el oro de los tontos. En su colección de proverbios agrega: «¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él» (26:12).

Dicho de otra manera: «¿Conoces personas que creen que se las saben todas? Si no se despabilan, nunca llegarán a ser tan sabios como aquel que descubre lo tonto que fue».

Un escritor del Nuevo Testamento retoma el entusiasmo de Salomón por la sabiduría y su advertencia contundente. El autor, que se identifica como «Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo», coincide con Salomón al afirmar que la sabiduría proviene del Señor (Santiago 1:1, 5). Nos alienta a pedirla de todo corazón (1:5-6). Pero, después, también nos advierte de que tengamos cuidado con las réplicas sin valor (3:13-18).

 

Para asegurarse de que entendemos cómo probar y reconocer un tesoro que vale más que el oro, escribe: «Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía» (3:17).

En medio de conflictos, problemas y tentaciones reales que invaden nuestra vida, no podemos darnos el lujo de olvidar estas características distintivas. La sabiduría que vale más que cualquier otra cosa que pudiéramos desear es:

 

1. Pura. En la medida en que nuestra sabiduría proceda de Dios, no estará contaminada con las toxinas de la envidia y la ambición egoístas (Santiago 3:14-16). Captar su significado profundo tampoco nos hará vacilar sobre si deseamos la ayuda de Dios en los problemas y conflictos de nuestras vidas (1:5-7).

2. Pacífica. No consiste en el deseo de paz a cualquier precio. Como es una sabiduría arraigada en motivos puros, anhela transmitir a otros una armonía que brota del Padre. Al enfrentar conflictos que dividen a la familia de Cristo, Santiago procura una paz fundamentada en la verdad y el amor.

3. Amable. Para seguir describiendo una sabiduría que ama la paz, Santiago usa una palabra que implica mostrar cordialidad y paciencia hacia otros. Consiste en una fuerza bajo control que nos permite ser indulgentes con el prójimo. Es una indulgencia razonable, justa e imparcial que nos ayuda a mostrar nuestro amor y la buena voluntad de Cristo al enfrentar conflictos reales o potenciales.

4. Benigna. Teniendo en cuenta las condiciones y los calificativos anteriores, esto no implica rendirse al mal. Refleja la voluntad de dejar de lado nuestros derechos cuando hacerlo manifiesta la intensidad de nuestra preocupación por otros. Tal benignidad también nos da la oportunidad de demostrar con acciones que creemos que nuestro bienestar no se basa en ganar o en salirnos con la nuestra, sino en encomendarnos a Dios.

5. Llena de misericordia y buenos frutos. La sabiduría proveniente del cielo discierne, pero no juzga. Tampoco hace suposiciones faltas de sensibilidad como que los que sufren merecen ese dolor más que aquellos que son bendecidos con buenas circunstancias. Las actitudes que añaden el problema de perjudicar a otros reflejan una «sabiduría de abajo». La sabiduría de arriba procura aliviar su miseria.

6. Sin incertidumbre. La sabiduría sin valor nos enseña a halagar y a consentir a quienes tienen algo que ofrecernos. Nos hace ignorar y deshonrar a aquellos cuyos problemas podrían costarnos tiempo, dinero o esfuerzo. La verdadera sabiduría ve a todos como personas por las que Cristo murió.

7. Sin hipocresía. Ser sabios en nuestra propia opinión nos incita a ocultar motivaciones que evidencian nuestra verdadera naturaleza. La sabiduría de Dios nos permite ser genuinos y transparentes para amar y respetar a otros.

Padre celestial, ayúdanos a entender cómo este conocimiento puede evitar que seamos sabios en nuestra propia opinión. Muéstranos cómo usar estas apreciaciones no solo para confiar en lo que dijiste, sino también para encomendarnos a todo lo que puedes saber y hacer por nosotros. Sobre todo, ayúdanos a ver cómo esa sabiduría nos acarrea los beneficios infinitos y eternos de conocer a tu Hijo, «en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento» (Colosenses 2:3).


5 Respuestas a “El oro de los tontos”

  1. Solo los verdaderos creyentes, que buscan a Dios de todo corazon llegan a entender el significado de la sabiduria, pero hay muchos que aunque tengan mucho tiempo en la Iglesia o estudios en teologia no lo entienden porque su deseo no es agradar al creador sino a sus propios deseos egoistas, pero un dia se daran cuenta del error que cometieron pero sera muy tarde, pero aquellos que a pesar de las tribulaciones de este mundo decadente, prefirieron, seguir los pasos del maestro Jesus, seran recompensados por su fidelidad, amen,

  2. TERESA URPIN dice:

    LAS ENSEÑANZAS DE LA PALABRA DE DIOS NOS CONDUCEN A LA SABIDURIA,EL GRAN LIBRO DE DIOS LA BIBLIA NOS ENSEÑA TODAS ESTAS COSAS,QUITA LA VENDA DE LOS OJOS Y NOS HACE MIRAR EL MUNDO DE FORMA CLARA.ALABADO SEA EL SEÑOR POR SIEMPRE.TE AMO JESUCRISTO QUE FUISTES ENVIADO A LA TIERRA PARA ENSEÑARNOS EL CAMINO DE LA VERDAD QUE CONDUCE A LA VIDA ETERNA Y FUISTES SACRIFICADO PARA LIBRARNOS DEL PECADO.QUE MAS DEMOSTRACION DE AMOR TAN GRANDE DE UN PADRE PARA CON SUS HIJOS,TE AMO POR SIEMPRE.AMEN.

  3. edu dice:

    MUCHAS GRACIAS POR ESTE MARAVILLOSO ESTUDIO Y DE VERDAD ME HACE PENSAR EN LA MANERA EN LA CUAL PEDIMOS AL SEÑOR JESUS, E LLEGADO A PENSAR EN LA ORACION DE SALOMON Y EN COMO NUESTRO DIOS LE RESPONDIO EN 1 REYES 3:7-14 MUCHAS BENDICIONES A TODOS

  4. Hugo Rojas dice:

    El poder y la sabiduria de la palabra de Dios nos conduce hacia el camino a la vida eterna, porque renunciamos al pecado, y sobre todo admitimos que sin Dios no somos nada y no sabemos nada.Porque toda la sabiduria esta en El y El la dara a aquel que le pida con todo su corazon.
    Gracias Dios mio por estos estudios biblicos, que nos ayudan a entender y comprender lo que tu nos quieres decir.

  5. Saludos es muy importante para mi vida espiritual alimento necesario para elevar una vida de santidad y progreso gracias a Ud. por su valioso aporte Dios bendiga en el nombre de nuestro Señor JESUCRISTO.

Cursos Bíblicos Online

No dejes de visitar nuestra página de Cursos Bíblicos en español. Con la participación de Cornestone University y Grace College entre otros. Visítanos ya!»

¡Visítanos en Facebook!

Aquí podrás conocer más del ministerio y ver fotografias de los diferentes proyectos que estamos realizando en todo el mundo.

Y la página Oficial de Nuestro Pan Diario.

¡Te esperamos en Facebook!

Noticias

Para ver las últimas noticias de nuestras oficinas, apriete en el país donde usted reside:
México»
España»
Perú»
Argentina

Archivos

Calendario

Noviembre 2010
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

http://rbclatino.org/category/devocionales/nuestro-pan-diario/
http://rbclatino.org/2009/09/24/serie-tiempo-de-buscar/
http://rbclatino.org/category/estudios-biblicos/para-pensar/
http://www.publicacoesrbc.com/brasil/