Vuelve a mirar

Mi amigo Bryce ha tenido algunas experiencias interesantes trabajando como oficial de la policía. Recientemente, encendió sus luces intermitentes e hizo detenerse a un automóvil porque la persona que conducía parecía ser menor de edad.

Bryce comenzó a hacerle preguntas al conductor y luego le pidió que saliera de su vehículo. El ciudadano, quien llevaba una gorra de béisbol, apenas si le llegaba a la cintura del oficial de policía. Parecía de unos nueve, tal vez diez años de edad .

Pero el conductor mostró una licencia de conducir que indicaba que, en efecto, tenía el derecho a operar su automóvil. De hecho, ¡tenía 32 años de edad! Mi amigo se disculpó por haberlo hecho detenerse y lo dejó seguir su camino. La enfermedad genética del conductor había engañado a Bryce y lo hizo volverse suspicaz.

¿Cuán a menudo juzgamos mal a las personas simplemente por su apariencia? El género, el tamaño, el color de la piel, y los rasgos faciales de una persona pueden hacer que nos volvamos suspicaces en cuanto a quién es y qué se trae entre manos.

Ahora bien, no estoy hablando acerca de hacer uso de tus poderes de observación saludables para evitar a las personas que son peligrosas. Pero las opiniones malsanas, prejuiciadas, y sentenciosas de las personas no tienen lugar en la vida de un seguidor de Jesús.

A menudo, el orgullo es la razón por la que tenemos la idea equivocada de las personas que se ven diferentes. Es el mismo tipo de orgullo que manifestaron los constructores de la torre de Babel cuando dijeron, «hagámonos un nombre famoso» (Génesis 11:4). Estaban centrados en ellos mismos en vez de estarlo en Dios.

Entonces, ¿qué hizo Dios? Les dio a nuestros antiguos ancestros nuevos idiomas para confundirlos y evitar que siguieran su curso pecaminoso y arrogante. Luego, los «dispersó el SEÑOR sobre la faz de toda la tierra» (v.9).

Olvidamos algo cuando juzgamos a los demás por la manera en que se ven. Todos nosotros somos pecaminosos. Todos nosotros provenimos de una letal tradición de orgullo. Y —como nota positiva— ¡todos nosotros hemos sido hechos a la imagen de Dios! (1:26).

Si estamos juzgando a las personas sobre la base de cómo Dios las diseñó, es tiempo de volver a mirar. Todos hemos sido cortados de la misma tela.  —TF


Uma respuesta “Vuelve a mirar”

  1. Carolina dice: — España

    Cuántas veces nos equivocamos cuando prejuzgamos a los demás? A mí me ha pasado, que estando en un campamento de Jovenes cristianos, evité a una persona, pensando que era difícil de tratar, y una noche, cuando ya quedaban unos pocos días para que terminase el campamento, no se por qué razón empezamos hablar, y no paramos hasta casi ser de madrugada. Ahora tengo una muy buena amiga, y me doy cuenta lo dañinos que son los prejuicios porque nos hace perder tiempo, tiempo que podríamos aprovechar con aquella persona que puede ser de gran bendición para nuestra vida.

Cursos Bíblicos Online

No dejes de visitar nuestra página de Cursos Bíblicos en español. Con la participación de Cornestone University y Grace College entre otros. Visítanos ya!»

¡Visítanos en Facebook!

Aquí podrás conocer más del ministerio y ver fotografias de los diferentes proyectos que estamos realizando en todo el mundo.

Y la página Oficial de Nuestro Pan Diario.

¡Te esperamos en Facebook!

Noticias

Para ver las últimas noticias de nuestras oficinas, apriete en el país donde usted reside:
México»
España»
Perú»
Argentina

Archivos

Calendario


http://rbclatino.org/category/devocionales/nuestro-pan-diario/
http://rbclatino.org/2009/09/24/serie-tiempo-de-buscar/
http://rbclatino.org/category/estudios-biblicos/para-pensar/
http://www.publicacoesrbc.com/brasil/